Los usuarios de YouTube votan (III)
En el OME 2008

Sobre la propuesta de dominio .can

Dentro de un rato es el debate entre internautas y Marino Alduán (Nueva Canarias). Su propuesta estrella para este evento ha sido conseguir el dominio .can para las Islas Canarias. Otros blogueros canarios han opinado ya sobre este asunto, como Canarias Bruta o trasmallo. Me he reservado mi opinión hasta tener algunos detalles sobre cómo es el proceso de asignación de nombres de dominio.

El servicio de nombres de dominio (DNS) es un protocolo de Internet pensado en los humanos. Los ordenadores se identifican en la Red mediante una ristra de cuatro número (la dirección IP). Pero nos es más fácil recordar un nombre que un número. Así que los ingenieros inventaron una especie de agenda para Internet llamada DNS. Los DNS, a nivel informático, son programas que se ejecutan en servidores. Un servidor de DNS se encarga de convertir rvr.typepad.com en 204.9.177.195. Como sabemos, cualquier persona puede comprar dominios, como por ejemplo, pepemonagas.com, fulatino-menganito.es, etc. Estos dominios se llaman de segundo nivel. Los dominios de primer nivel serían .com o .es. Hay dos tipos de dominios de primer nivel (Top Level Domains), los de países y los genéricos. .com es un genérico y .es es un dominio de primer nivel de país. Cada dominio de primer nivel está gestionado por una entidad. En el caso del .es es NIC.ES, una entidad gubernamental, que gestiona los servidores DNS del dominio y establece las normas para el registro.

Los dominios de primer nivel están bajo el auspicio de ICANN (Internet Corporation for Assigned Names and Numbers). ICANN es una asociación independiente, sin ánimo de lucro y «está dedicada a preservar la estabilidad operacional de Internet, promover la competencia, lograr una amplia representación de las comunidades mundiales de Internet y desarrollar las normativas adecuadas a su misión por medio de procesos “de abajo hacia arriba” basados en el consenso». Dentro de ICANN tienen representación grupos de internautas, empresas y gobiernos. Y, efectivamente, para conseguir un dominio de primer nivel, hay que convencer a ICANN.

Para la propuesta de un dominio para las islas hay dos posibilidades. O bien se consigue un dominio de primer nivel de país, o bien uno genérico. La referencia más cercana que tenemos en España es la del dominio .cat. Este dominio, esponsorizado y genérico, fue creado por ICANN principalmente para albergar páginas relacionadas con la cultura y lengua catalana. No es un dominio para la región geográfica de Cataluña, sino para páginas en catalán (como curiosidad, ICANN prohibió expresamente registrar dominios con el fin de hablar de gatos -cats en inglés).

Hablando con un colega, Xavier Caballé, me explicó brevemente las claves del éxito del .cat. En primer lugar, tenía un soporte ciudadano muy amplio (ICANN hace mucho hincapié en el apoyo de la comunidad internauta). En segundo lugar, que la gestión sea silenciosa y sin ruido. Y en tecer lugar, que el dominio tenga sea viable económicamente. En Cataluña, la comunidad internauta catalana puso en marcha la plataforma PuntCat a mediados de los 90, y fue recabando apoyos públicos y privados. La iniciativa se enfrentó, ciertamente, a la oposición del PP por razones políticas, e incluso hubo que vencer la postura contraria de Vinton Cerf (uno de los padres de Internet y miembro de ICANN). Otra cuestión importante es que ICANN solicitó a última hora el aval de un millón de euros, que La Caixa ofreció a cambio de que no se hiciera público por aquel entonces, para evitar controversia política.

Teniendo en cuenta estos detalles, la propuesta del .can no parte con buenas expectativas. Se trata de una iniciativa política, y en ICANN les gusta todo lo contrario. Además, en Canarias no hay una comunidad internauta con tanta tradición de colaboración como la Catalana, por lo que conseguir un amplio consenso sería más complicado. Es previsible que la iniciativa se encuentre también con la oposición de fuerzas políticas, con la diferencia de que en Cataluña el PP es una fuerza minoritaria, y en Canarias, en estos momentos, ocupa la vicepresidencia. Peor aún, no se puede dar por hecho el apoyo de Coalición Canaria o el Partido Socialista. Cataluña, además, es una región mucho más poblada e industrializada que Canarias, por lo que la viabilidad económica (a través de los registros de los dominios) es dudosa. Tampoco parece claro que Nueva Canarias esté en disposición de asegurar un aval como el solicitado al .cat. Nueva Canarias solo tiene la vicepresidencia del Cabildo grancanario, y por tanto, una capacidad limitada de compromiso. En definitiva, la iniciativa se enfrenta a grandes dificultades. No digo que insalvables, pero no es un buen punto de partida.

Hay otra cuestión, y es cómo vender el dominio a ICANN. Si la referencia es el .cat, justificar que las islas son una región cultural y lingüística con características similares a la catalana va a resultar una tarea titánica. Todo ello me hace ser muy escéptico de las posibilidades de la propuesta.

Este es mi apresurado análisis técnico. Mi opinión política es que no creo que el .can sea la respuesta a las necesidades de Canarias en cuanto a la Sociedad del Conocimiento. Canarias atraviesa una crisis importante a nivel económico, y la necesidad de diversificar su industria es evidente. Las nuevas tecnologías podrían ser una respuesta. Un dominio para las islas no va a hacer que hayan más emprendedores. Ni que haya más gente conectada a la Red. Ni que hagamos más negocios con el exterior. Tampoco comprendo por qué es una iniciativa que tenga sentido para un candidato al Parlamento. Dicho esto, tampoco me parece perjudicial si alguien está convencido de que merece la pena intentarlo, adelante.

Volviendo a Marino Alduán. Reitero mis felicitaciones por querer debatir con los Internautas, es algo que deberían hacer todos los partidos políticos. La propuesta me ha parecido un poco precipitada y ha jugado en su contra el no tener claras las normas de participación desde el comienzo. Echando un vistazo al programa electoral de Nueva Canarias para ver su política sobre ciencia y nuevas tecnologías, se habla de: «Programa estratégico a favor de la Sociedad del Conocimiento. Dominio generalizado de las Nuevas TICs para el conjunto de la población. Universidades públicas reforzadas por la extensión del Espacio Europeo de Educación superior y la apuesta por los programas de I+D+i». Lo cual es escueto para opinar.

Espero que iniciativas de debate político como estas no solo se repitan, sino que se regularicen más allá de las campañas electorales. Internet es el mejor medio.

Comentarios