Previous month:
noviembre 2009
Next month:
enero 2010

Entrevista en Alt1040

Estos días está la bitácora un tanto monotemática (lo cual, quizás, es mejor que en el estado de suspensión desanimada ;) Dejo constancia por aquí de la entrevista que me realizaron los colegas de  Alt1040 y que la publicaron hoy: Víctor R. Ruiz nos da su completa visión sobre el #manifiesto. Les doy las gracias por haber publicado sin cortes, porque me temo que lo que solicitado era solo un parrafillo por pregunta.

El texto se escribió hace un par de semanas, así que hay algunas referencias temporales que ahora no cuadran bien. Si prefieren ahorrarse la lectura del ladrillo, el argumento principal es que el #manifiesto se enmarca en un contexto más amplio cuyos protagonistas actuales no son solo los músicos,  la industria discográfica o las entidades de gestión de derechos como la SGAE. Como en el Risk, es una cuestión que se mueve a nivel internacional.

«Es de esperar que toda esta red de intereses no se quede de brazos cruzados y que sus esfuerzos sean más intensos cuanto más les supere la tecnología, cuanto más vean amenazadas sus cuentas de resultados o cuanto menor sea su influencia. Las voces de estos grupos se escuchan alto y claro en los despachos de los parlamentarios de todo el mundo y tienen una gran capacidad de disuasión. Hasta ahora, en EEUU las grandes empresas han impuesto sus pretensiones sin rubor».

PD: En el artículo, además, publican una foto mía obtenida por Wicho en el Eventoblog... ¡jo, qué pudor! :-(


El #manifiesto y la Ética hácker

Creo que todos estamos de acuerdo en que el asunto de la propiedad intelectual es importante, tanto como la neutralidad de la Red y la libertad de expresión. Pero resulta difícil mantener una conversación seria sobre estos asuntos con unos niveles de argumentación pobres y maniqueos.

Ataques políticos

Era esperable que desde las asociaciones de editores, discográficas y demás, atacaran el #manifiesto. Lo que me ha sorprendido es comprobar lo mal que se lo han tomado algunos parlamentarios del PSOE. Lo de algunos lo señalo porque otras personas, como la diputada y portavoz del Grupo Socialista del la Sociedad de la Información en la Comisión de Industria Lourdes Muñoz lo ha apoyado, sin bien con algún matiz. Hace años que entre los Ministerios de Industria y Cultura hay tortas por la salvaguarda de la propiedad intelectual en la Red. En teoría, Industria defiende los intereses de las compañías telefónicas y proveedores, mientras Cultura, músicos, discográficas, editores, etc. Qué ministerio defiende el interés de los internautas, es un enigma.

La semana pasada Félix Lavilla intentó deslegitimar el #manifiesto utilizando al Partido Popular como ariete y atacando a Enrique Dans. Lavilla es desde 2000 Portavoz en la Comisión de la Sociedad de la Información y del Conocimiento del Senado, que ahora está integrado en la Comisión de Industria, Comercio y Turismo. Acusó a Dans, uno de los promotores del manifiesto, de no haber luchado contra la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información aprobada en 2002 durante el gobierno del Partido Popular. Cuando Enrique le demostró que sí se posicionó en contra de la LSSI, con un artículo publicado en El País, el senador prefirió no reconocer su error.

A pesar de que el manifiesto ha sido apoyado por Coalición Canaria,  Bloque Nacionalista Galego e Izquierda Unida, hoy nuevamente vemos otro intento de asociar el manifiesto con el Partido Popular. José Andrés Torres Mora, diputado y Secretario Ejecutivo de Cultura del PSOE, escribe en El País un artículo de opinión titulado Menos virtuales y más virtuosos. Según contaba El País, en 2001 José Torres (sociólogo) era jefe de Gabinete de Zapatero, su «bastión ideólogico» que le ayudaba a «redactar discursos, analizar encuestas, aconsejar lecturas», etc. ¿Qué opina este bastión de la controversia a cuenta de la Ley de Economía Sostenible?

Intereses ocultos

El subtítulo del artículo escrito por Torres Mora es más descriptivo: «¿Por qué la misma derecha que quiere expulsar al Estado de las calles, la salud o la educación se suma ahora a la campaña contra una iniciativa para evitar el robo en Internet del trabajo intelectual?». El Secretario Ejecutivo de Cultura del PSOE mantiene varias tesis en el artículo. A saber:

  • Que estamos ante un manifiesto movido por intereses neoliberales.
  • Que se propone la desregulación de la propiedad intelectual.
  • El Partido Popular entra en contradicción al apoyar el manifiesto.
  • Los internautas, apoyando el manifiesto, estamos ahora al servicio de los intereses del PP.
  • Los programas de intercambio son innovaciones para cierto tipo de delincuencia.
  • Que tras el manifiesto hay intereses ocultos (creo que se refiere a las compañías telefónicas).

Tal parece que el PSOE ha tenido su propio fenómeno Pásalo y como el PP entonces, se trata de buscar conspiraciones e intereses ocultos para deslegitimar un movimiento nacido en, por y para Internet. No son capaces de entender el fenómeno distribuido y emergente de las redes sociales. Desde luego, como sociólogo Torres Mora no es Manuel Castells.

Coherencia política

Creo que es interesante aclarar algunas cosas después de la lectura del artículo de José Torres:

  • El manifiesto está en contra del cierre o bloqueo administrativo de páginas web por supuesta violación de la propiedad intelectual. El manifiesto no quiere «excluir al Estado de Internet», sino que insiste en la separación de poderes del Estado, y que sean los jueces quienes decidan.
  • El manifiesto no dice nada acerca de que el Gobierno «pretendía desconectar al nieto».
  • A pesar de que el autor lo tenga tan claro, los expertos en Internet no: la «violación flagrante» de la propiedad intelectual es un terreno muy gris como para dejarlo al arbitrio cautelar de una comisión administrativa.
  • «La extensión de Internet ha coincidido con la hegemonía política del neoliberalismo». Internet tuvo su mayor impulso con Clinton y Gore. Y si de política en la Red hablamos, fueron las campañas de Howard Dean y Barack Obama las que más han innovado. Además del famoso pásalo, el trío de las Azores ya vivieron unas manifestaciones globales contra la Guerra de Irak gracias a Internet.
  • «Para ser un espacio de libertad hay demasiada gente en Internet que hace política bajo la capucha del anonimato». De acuerdo: hay personas que abusan del anonimato en la Red. Pero cuidado con recelar el derecho al anonimato porque hay gente que se juega la vida por defender los derechos humanos usando la Red en dictaduras.

Lo cierto es que vivimos una esquizofrenia política a cuenta de Internet. El Gobierno del Partido Popular en su día introdujo en la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información el concepto de «órgano administrativo competente» la autoridad de bloquear o cerrar un sitio web comercial. Por este hecho, Kriptópolis y la Asociación de Internautas organizaron una campaña contra la LSSI. En las enmiendas del Grupo Parlamentario Socialista a la LSSI afirmaron «cuando estén incursos derechos fundamentales, sólo los órganos judiciales sean los competentes en su defensa y reposición». Siete años después, el PSOE propone dejar a expensas de una Comisión determinar qué es una «violación flagrante» de la propiedad intelectual.

No sé si es coherente apuntar a las incoherencias del partido opuesto cuando la casa está sin barrer. Además de que hay corrientes dentro del PSOE en contra de la LES, muchos cuidadanos nos preguntamos qué política de izquierdas aplica un Ministerio de Cultura que está más ocupado en defender a una serie de empresas que ven en la Red un riesgo y no una oportunidad; qué política de izquierdas es desatender las demandas de los ciudadanosqué política de izquierdas es desocuparse del futuro, de la Cultura de la Red. Tampoco se entiende por qué el Gobierno ignora a los grupos de profesores innovadores que fomentan compartir contenidos y la industria local de software libre que da puestos de trabajo aquí, sino que continúa firmando acuerdos con grandes empresas o empresas juzgadas y sentenciadas por abuso del mercado.

De hecho, no creo que las posturas del Partido Popular en este asunto estén tan lejos de las del PSOE. Las descargas ilegales están en el punto de mira de grupos de presión muy importantes, nacionales e internacionales entre las que están discográficas, editoriales, periódicos y la industria audiovisual. Personalmente, creo que el apoyo de muchos partidos de la oposición ha sido oportunista. Como el fútbol, la política es así.

¿Existe ideología política en las descargas?

Dice Torres: «Cuando se ve el desarrollo de los programas de intercambio, alguien podría pensar con un clásico de la sociología como Robert K. Merton que cierto tipo de delincuencia no es más que una forma de innovación. Pero nada de eso justifica el robo, y ningún modelo de economía sostenible se puede basar en el robo». Acusa a otros de afirmar que se va a cortar Internet a los nietos, pero ¿cómo debemos interpretar entonces este párrafo? ¿Cree que compartir archivos mediante P2P debería ser un delito?

En marzo de 2007, el Gobierno socialista realizó y público una encuesta del CIS con preguntas relacionadas con las descargas en la red. Dando por válida una encuesta en la que sólo un 5% de los encuestados afirmaron acceder a páginas eróticas, tenemos que el 38% usaban internet para descargar de música, vídeos y películas. Los datos son compatibles con la Encuesta General de Medios, que en 2007 muestra un 31% de usuarios de P2P. La ventaja del CIS es que tenemos las respuestas segmentadas por ideología política, donde la izquierda es 1 y la derecha es 10. Por ideología, izquierda: 42%; centro-izquierda 42%; centro, 38%; centro-derecha, 31%; derecha: 44%.

En dicha encuesta se realizaron otras preguntas interesantes como ¿La cultura es un bien libre, que todos debemos proteger?, ¿La copia o distribución no autorizada de obras obstaculiza el desarrollo cultural? y ¿Es necesaria una ley que proteja a los autores y sus obras? Existen algunas diferencias por ideología, pero en general, no son significativas. No parece que los internautas españoles vean en Internet el fin de la cultura. Independientemente del color de su voto, sí parecen de acuerdo que los productos culturales son caros y que hay muchos intermediarios que la encarecen.

La Ética Hácker

Es posible que Torres citara a Robert K. Merton por su teoría de la anomia, según la cual la falta de normas conduce al individuo o a la sociedad a la delincuencia. Sin embargo, en Internet no estamos en ese caso. Los «libertarios internautas» y las teorías de sociología de la ciencia de Merton son explicaciones más satisfactorias para lo que está ocurriendo en la Red.

Los háckers que han construido Internet heredan una ética particular que tiene raíces en la cultura estadounidense. Primero, entendamos el uso de la palabra hácker en este contexto: no es el pirata informático sino el hacha, el experto. La ética hácker fue estudiada en 1984 por el periodista Steven Levy y se basa en una serie de principios, que incluyen: compartir, la apertura, la descentralización y la mejora del mundo. Levy también describe estos otros principios y creencias, que se contextualizan en el acceso a los ordenadores y los conocimientos:

  • La información debe ser libre.
  • Desconfianza en la autoridad (académica, burocrática, etc).
  • Meritocracia.
  • La informática como arte.
  • La informática como herramienta para mejorar la vida.

Robert K. Merton explicaba que los ideales de la ciencia incluyen el comunalismo, el universalismo, el desinterés (entendido como generosidad), la originalidad y el escepticismo. No muy diferentes de los detallados por Levy. Desde luego, los principios de la ética hácker si bien tienen puntos en común con el liberalismo desde luego no son neoliberales. La ética hácker tiene raíces en el Renacimiento, en la Revolución Científica, en la Ilustración... y por supuesto, en la Declaración de Independencia de los Estados Unidos. Muchos de los Padres Fundadores como Jefferson, Adams o Franklin eran ilustrados.

Siglos más tarde de progreso científico, tecnológico y social, la informática personal no se entendería sin la ética hácker: el afán de un pequeño grupo de personas por entender, compartir y mejorar los ordenadores, por hacerlos accesibles a la sociedad, por mantenerlos lejos del control exclusivo de los gobiernos y las grandes empresas. Internet no se entendería sin la ética hácker: los protocolos en los que se basa son fruto del consenso de académicos e ingenieros; el diseño es descentralizado, no hay control sobre qué programas o datos se pueden o no pueden enviar; todas las conexiones son de igual a igual, sin privilegios. Cómo no, la ética hácker también está presente en el movimiento de software libre: miles de programadores de todo el mundo se unen a través de Internet, entre otras cosas, para frenar un monopolio de facto, en la creencia de que sus creaciones beneficiarían al conjunto de la sociedad. Y es el software libre el que inspira el movimiento de cultura libre, cuyos ejemplos más conocidos son las licencias Creative Commons y la Wikipedia.

Sin personas que compartan conocimientos de forma colaborativa y altruista no existiría la Wikipedia. Sin software libre, no se hubiera desarrollado la plataforma que da cobijo a la Wikipedia ni Google. Sin Internet, los programadores de todo el mundo no hubieran podido colaborar para crear y compartir software. Con la imposición de patentes, licencias, comités, no se hubiera desarrollado Internet de la forma que lo ha hecho. Simple teoría de juegos: los competidores de Internet desaparecieron porque un entorno controlado y no colaborativo es menos creativo e innovador.

Estos háckers han luchado porque el Gobierno de EEUU desregulara el uso de cifrados, que permiten las compras seguras en Internet en todo el mundo. Estos háckers han denunciado el uso de un cortafuegos en China que limita la libertad de expresión de sus ciudadanos. Estos háckers han luchado porque las empresas no controlen cómo, cuándo y dónde se pueden reproducir productos comprados legítimamente.

El #manifiesto y la Ética Hácker

Estoy convencido de que muchos de los firmantes del manifiesto asumen como natural y propia esa ética hácker, no sólo de palabra, sino de acción: somos programadores de software libre, traductores de documentación, colaboradores de la Wikipedia, divulgadores científicos, escritores de todos los estilos con blog, fotógrafos, artistas, empresarios que comparten contenidos mediante licencias Creative Commons y similares. Toda esta Cultura floreciente de la Red no tiene representación en ningún ministerio. Quizás el problema es que resulta difícil estimar toda esta aportación al PIB. ¿Neoliberales?

Es poco probable que personas de la reputación (meritocrática) de Ignacio Escolar o David Bravo se dejen ser cómplices de un movimiento neoliberal. De hecho, entra dentro de lo altamente improbable que el ex-director de Público sea simpatizante del Partido Popular (¿«demasiada confusión para ser fruto de un malentendido»?). Pero sería engañarnos si negásemos que hay una parte de los firmantes del manifiesto que están a favor de una regulación más laxa de las leyes de propiedad intelectual, que consideran excesivo el canon y la duración del copyright. Sospecho que muy pocos apoyan el lucro a costa ajena o el plagio. Hay quienes tienen incluso propuestas razonables.

Por desgracia, a los debates en profundidad nunca llegamos porque nos perdemos en ataques y argumentos maniqueos.


Crónica de un #manifiesto

image from estaticos.20minutos.esLa actualidad va muy deprisa, y afortunadamente tenemos twitter/#manifiesto para hilvanarla en tiempo real. Lo que ha ocurrido esta semana es importantísimo desde muchos puntos de vista. Trato de hacer un resumen de lo que ha sucedido. Otro día tocará hacer análisis.

1. El Anteproyecto.

El viernes pasado, el Consejo de Ministros aprueba el anteproyecto de Ley de Economía Sostenible, un macro paquete de medidas que «fomenta la competitividad, fortalece la supervisión financiera, lucha contra la morosidad, aporta transparencia en las remuneraciones de las sociedades cotizadas y facilita la contratación público-privada».

El lunes a última hora se distribuye a los medios el texto del anteproyecto, un PDF de más de 200 páginas. El martes, Ramón Muñoz (El País) hace saltar la liebre publicando un artículo dando a conocer que, con la excusa de la Economía Sostenible, se han introducido modificaciones a la legislación de propiedad intelectual con la intención de combatir la piratería: El Gobierno permite que se corten servicios de Internet por la 'piratería'. (Resulta paradójico que haya sido el periódico El País quien diera visibilidad a estos hechos, dada su conocida línea editorial en contra de las descargas).

Ese mismo martes por la mañana, un grupo de músicos populares se manifestaron en el Ministerio de Industria contra la piratería y el fin del P2P. El Ministerio de Industria ha respaldado generalmente la posición de los proveedores de servicios en Internet (Telefónica, Vodafone, Ono, etc), agrupados en Redtel. El grupo de representantes incluía a "Loquillo", Luis Eduardo Aute, Carlos López (presidente de Sony Music) y Antonio Guisasola (Asociación Promisicae). En el encuentro, le entregaron a Sebastián un manifiesto firmado por más de 2.500 artistas y «mánagers, empleados de compañías discográficas, salas de conciertos, productores, diseñadores, técnicos de sonido, tiendas de discos... y un largo, etc». Guisasola decía: «necesitamos que se prohíban las descargas P2P».

De hecho, en los primeros momentos, algunos pensamos que se trataba de la ley de tres avisos, es decir, el corte a los usuarios de P2P. Pero tratándose de una modificación a la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información, como informaba David Bravo en rtve.es, «esta modificación no afecta directamente a los internautas que consultan estas páginas sino a los "prestadores de estos servicios, los responsables de estas páginas con enlaces P2P, que son a los que va dirigida esta ley"». El punto más controvertido del anteproyecto es la creación de una Sección dependiente del Ministerio de Cultura que sería la encargada de decidir que webs vulneran los derechos de autor.

2. El Manifiesto.

Obviamente, muchos internautas se muestran indignados ante tal propuesta. En Twitter, en blogs, en foros y en sitios populares se destaca la noticia. Según Ignacio Escolar (ex-Director del diario Público) y César Calderón (asesor político en ciberactivismo), ni el PSOE ni el Grupo Socialista en el Congreso sabían de la reforma de Sinde y existe malestar dentro del partido con la Ministra de Cultura.

Como respuesta al manifiesto presentado al Ministerio de Industria, durante el martes por la tarde, el martes por la tarde un grupo de internautas se ponen de acuerdo para proponer de forma colaborativa un Manifiesto en defensa de los derechos fundamentales en internet. El objetivo es mostrar el rechazo a la creación de una Comisión dependiente de Cultura.

El manifiesto se publica el miércoles por la mañana y se difunde rápidamente por blogs y medios de comunicación. En hora y media, Google cataloga cerca de 1000 referencias al manifiesto, y en seis horas son más de 50 mil blogs quienes lo apoyan. También se traduce a varios idiomas, se crea un grupo en Facebook y algunos medios internacionales comienzan a hacerse eco de la protesta.

Durante la tarde del miércoles, algunos partidos de la oposición rechazan la propuesta del anteproyecto. En twitter, Enrique Dans lanza la idea de realizar un debate público con González Sinde. Y el Gabinete de Prensa de La Moncloa reenvía la propuesta al Gabinete de la Ministra. El miércoles por la noche, el Ministerio de Cultura convoca a varios de los promotores del manifiesto, entre otros expertos de Internet, para una reunión al día siguiente.

3. El Gobierno.

image from farm3.static.flickr.com El jueves por la mañana, parte de los convocados mantienen una reunión previa para acercar posiciones. La prensa cubre la noticia. La reunión en se relata en tiempo real a través de Twitter. La reunión estuvo formada por 14 personas de internet y 6 del ministerio. Una de las descripciones más detalladas de esta reunión, es la de Álvaro Ibáñez (Microsiervos): en Internautas reunidos con el Ministerio de Cultura se explican los objetivos del anteproyecto.

  • No se pretende cortar el acceso a Internet de los usuarios.
  • No se pretende perseguir a las páginas de «enlaces a contenidos ilegales».
  • No se pretende perseguir a blogs, agregadores, etc, que contengan algunos contenidos de terceros (citas a algún artículo, algunos vídeos incrustados de YouTube, miniaturas, etc).
  • Se pretende bloquear las páginas que estén violando los derechos de propiedad intelectual de terceros y lucrándose con ello mediante pagos directos de los usuarios.

Álvaro también da muchos detalles acerca del funcionamiento propuesto para la propuesta Sección Segunda de la Comisión de Propiedad Intelectual, que actuaría solo en casos de claros violación flagrante de derechos. Esta Sección Segunda solicitaría al proveedor del servicio la retirada de material, y en su defecto, remitiría a un juez la petición de cierre de la página o de bloqueo (los proveedores de ADSL filtrarían el acceso a contenidos situados en otros países).

Los responsables del Ministerio también comentan la posible creación de un superportal de contenidos para dar la opción de descargas legales

El jueves al mediodía, tras la reunión en el Ministerio de Cultura, el Gabinete de Presidencia mantiene una reunión con la ministra y dirigentes del PSOE. Tras esa reunión, y en rueda de prensa con el Presidente del Parlamento Europeo, Zapatero anuncia:

«No se va a cerrar nada en la Red, ninguna página web ni ningún blog. Si hay que aclarar algo en el Anteproyecto de Ley desde el punto de vista de la redacción, se hará. Lo hará el Ministerio de Cultura, lo hará el conjunto del Gobierno. Y, por supuesto, les voy a dar mi opinión, que es que ha de prevalecer siempre la libertad de expresión. Eso no nos aleja, ni nos puede alejar, ni nos puede permitir escondernos, no al Gobierno, sino a la sociedad en su conjunto, de un tema que tenemos pendiente y que hay que resolver, que es la protección de la propiedad intelectual. La propiedad intelectual hay que protegerla porque, si no, nos quedaremos sin ella y nos quedaremos sin fuerza intelectual, sin creación intelectual».

Esta posición era aparentemente distinta a la sostenida durante la mañana por la Ministra en la reunión con el grupo de internautas. Tras la comparencia de Zapatero, González Pons, portavoz del Partido Popular, exige el cese de la Ministra.

Las declaraciones del Presidente del Gobierno no terminan de tranquilizar a los que apoyan el manifiesto, y la protesta sigue adelante. A través de Facebook se convocan manifestaciones en 20 ciudades españolas en apoyo al manifiesto para el viernes por la noche.

También durante la tarde del jueves se denuncia un ataque informático a la página web de Promisicae.

4. Los medios.

image from s3.amazonaws.com El viernes el diario Público lanza una portada que recorre los blogs, Control+Z (deshacer). Muchos entienden que el Presidente ha desautorizado a González Sinde con el paso atrás. Sin embargo, en la comparencia tras el Consejo de Ministros, la Vicepresidenta María Teresa Fernández De La Vega muestra el apoyo del gobierno a la Ministra de Cultura y afirma que abordarán el problema de la propiedad intelectual en Internet desde la Presidencia de la Unión Europea.

La prensa del viernes viene con algunos editoriales en contra del manifiesto. El País y El Mundo publican editoriales descalificando la protesta. Las críticas que también se extienden a algunas tertulias radiofónicas y comentarios en televisión. Ese mismo viernes, la Policía anuncia el desmantelamiento de un videoclub "pirata" en Internet que servía más de 30.000 copias en descarga directa.

Según Ignacio Escolar, «la embajada de EEUU presiona al Gobierno y a la oposición para que mantengan la reforma prevista por el Ministerio de Cultura contra las descargas de Internet».

Debido a que algunas manifestaciones no fueron anunciadas, y carecen de aprobación oficial, se propone ir de paseo. Las manifestaciones se suceden de forma pacífica por muchas ciudades españolas. La de Madrid se retransmitió en directo a través de móvil. No parece que las concentraciones fueran un éxito masivo, aunque las circunstancias para la convocatoria tampoco fueron las mejores (largo fin de semana, con puente incluído).

5. Después de la tempestad.

El sábado continúa la actividad en twitter/#manifiesto, con algún encontronazo entre Enrique Dans (uno de los promotores del manifiesto) y el senador del PSOE Félix Lavilla.

El domingo se celebra el Día de la Constitución y algunos blogs reproducen el artículo 18 y 20. Según Arsenio Escolar, durante el encuentro entre periodistas y políticos en el Congreso, Zapatero y otros miembros del Gobierno han reiterado que La Comisión Sinde no podrá bloquear páginas web.


Manifiesto "En defensa de los derechos fundamentales en Internet"

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que...

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Este texto se publica multitud de sitios web, ante la iniciativa del Gobierno de permitir el cierre de páginas web sin autorización judicial. Si estás de acuerdo, publícalo también a tu blog.