Novedades blogueriles
Wists, marcadores visuales

Blogs y empresa: Así no

En mi agregador hace un tiempo que tengo a Ricardo Galli (presidente de Bulma y un evangelizador del software libre). Hace unos días recapitulaba Galli un desgraciado incidente acaecido, en parte, en su blog: Globalia al ataque rabioso, pero sin disculparse:

«Voy a comprar billetes de avión a Air Europa y no me funciona con el Konqueror. A partir de aquí comenzó una serie kafkiana de chapuzas e incomunicaciones del sistema de reservas de Air Europa para acabar, no con disculpas, sino con un ataque personal de empleados de Globalia, anónimamente pero  desde ordenadores de su red corporativa».

Ricardo comentó un problema que tuvo con la reserva de un billete de avión en su blog y, tras varios intentos de resolver el problema, lo que obtuvo fueron comentarios (un poco fuera de tono) de los empleados de la empresa responsable.

En la mesa redonda sobre blogs y empresas, apuntábamos que los weblogs permiten establecer comunicación directa, y abierta, con los usuarios y que las empresas deberían prestar atención sobre lo que se dice de ellas en los weblogs. Pero, desde luego, en lo que debe tener uno cuidado es ¡qué hace después con lo que lee! Por mucha razón que se tenga, en nombre de la empresa no se puede ir machando a los clientes, por sentido común.

Comentarios