Días de 'fútblogs'
Blogueando a 36 mil pies de altura

Premios blogueriles

2005051520blogsHace unos días se anunciaron los finalistas de los Premios Bitácoras.com 2004. Mucha gente conocida, y otros no tanto. Entre los mejores sistemas de publicación se encuentran Blogia, WordPress, TextPattern, MSN Spaces, pLog, Blogger, Blogs.Ya.com y Movable Type.

A nadie le amarga un dulce, pero siempre hay personas que no quedan satisfechas. Y es que por suerte o por desgracia, lo que cuenta es el voto y no otra cosa. Que no se me entienda mal (bueno, ya lo hará alguien): esa es la principal razón por las que no he hecho partícipe a ningún sitio web de los que administro en premios de este estilo.

En la democracia sucede lo mismo: quien más atención recibe, es normal que movilice (a favor o en contra) mayor número de personas y sospecho que es una de las razones por las cuales se tiende al bipartidismo: existe una economía de la atención. ¿Podría ser de otra forma? En realidad, podría ser que prestáramos un poco de atención a los conocidos pero nos pasamos buena parte del tiempo atendiendo a lo que verdaderamente nos apasiona, que puede ser la cría de caracoles (de ahí «en el futuro, todo el mundo será famoso para 15 personas»). En Ojo al texto escriben sobre la supremacía en los blogs:

«Yo preferiría en lugar de ése tipo de competencias, una cosa más creativa que incentivara la participación, la creatividad, el sentido de comunidad que los blogs consigan generar. Premiar a los blogs que más ideas o realizaciones puedan mostrar en dinamizar el movimiento por el GPL, o el Manifiesto por la Liberación de la Cultura, para poner solo dos ejemplos. Iniciativas de este corte, que inciden en la sociedad que buscan hacerla más democrática, más abierta y deliberativa para todos, son las que deberían premiarse».

Pero ¿una cosa quita la otra? Hay premios a las bitácoras más populares pero también hay amigos invisibles y bombas de Google, por no hablar del fenómeno de redes sociales estilo Orkut o de fotos en Flickr, que suelen organizarse mediante blogs. Porque el gran problema es ¿quién decide o pre-selecciona las iniciativas o contenidos más interesantes, o con más calidad? Cada cual que premie a quien desee, sobre todo, prestándole su atención.

Sin con estos premios no teníamos suficiente, tomemos dos tazas. El diario gratuito 20 minutos, quien mantiene una relación con la blogocosa digna de reconocimiento, lanzó (o relanzó, no lo tengo claro) su Concurso 20Blogs edición 2005. Son veinte categorías (cómo no) y al mejor blog en castellano, además de 3000 eurillos, lo invitarán a convertirse en columnista de 20 minutos. Ahí es nada. Por cierto, ¿para cuando trackbacks? ;)

En cualquier caso, suerte a los nominados ¡pero no se lo tomen muy en serio!

Comentarios